El Consejo Superior de Enseñanzas Artísticas no funciona

 

Cuando hace diez años se creó el Consejo Superior de Enseñanzas Artísticas, muchos creímos ver una buena oportunidad para el impulso de nuestras enseñanzas al lugar que les corresponde en el marco educativo, cultural y social de este país. Pero, en los últimos años, el Consejo no ha hecho más que constatar su ineficacia.

Por no funcionar no funciona ni la web oficial. Desde finales de 2016 el Ministerio de Educación la ha sustituido por una página en blanco  (última comprobación 04/02/2017). Como si hubiera algo que ocultar, todos los contenidos han sido borrados. Alguien habrá pensado ¡Total, para qué!

El CSEEAA se creó en cumplimiento de la LOE como órgano consultivo del gobierno y de participación de toda la comunidad educativa. La primera gran decepción llegó en 2007 al conocerse su composición, ya que metía en un mismo saco a los diferentes niveles educativos, negando una vez más a las artísticas superiores el espacio educativo que le es propio.

Está formado por 70 consejeros que representan a profesores, alumnos, directores de los centros, al ministerio y las administraciones públicas, además de diez personalidades de reconocido prestigio en el ámbito de las enseñanzas artísticas. Es de agradecer la disponibilidad de todos ellos y el esfuerzo demostrado cuando han tenido la oportunidad de trabajar, a pesar de no contar con retribución alguna por sus servicios, pero ¿de qué sirve un abanico tan amplio de expertos si no se les permite funcionar?

Por lo pronto, hace ya cuatro años que no se les convoca. En una década solo se ha reunido seis veces (la última que he podido constatar fue el 25 de marzo de 2013)[1]. En su lugar únicamente se requiere a la Comisión Permanente para la mera resolución de trámites, como la aprobación de los másteres de enseñanzas artísticas a propuesta de las Comunidades Autónomas.

Quisiera resaltar al menos dos de las funciones del CSEEAA que no se están llevando a cabo:

  • Elaborar propuestas al Ministerio de Educación, en relación con la enseñanza, la investigación, la información y la proyección social de las enseñanzas artísticas, así como con la promoción de los profesionales relacionados con ellas.
  • Aprobar y hacer público un informe anual sobre el estado y situación de las enseñanzas artísticas. Solo se han realizado dos de estos informes, los de los cursos 2006-2007 y 2009-2010.

Si el CSEEAA funcionara, estos informes anuales reflejarían la realidad de un sector que, a pesar de las dificultades, sigue creciendo: el pasado curso 2015-2016 contaba nada menos que con 404.827 alumnos y una red de 1.695 centros de los que el 68,8% son públicos[2].

Pero, además de estos informes, si el Consejo funcionara también estaría elaborando estudios y haciendo propuestas sobre la amplia problemática que afecta a nuestras enseñanzas, a sus centros, al alumnado y al profesorado, así como al sistema educativo y a la sociedad en su conjunto. Las necesidades más acuciantes son:

  1. Sacar a las artísticas superiores del marco de las enseñanzas secundarias, donde de forma supletoria están hoy metidas, lo que impide su normal desarrollo y al mismo tiempo está llevando a los centros a un alarmante deterioro en su funcionamiento.
  2. Dar respuesta a las diferentes sensibilidades y propuestas en relación a su inclusión en el marco de la enseñanza superior y exigir una solución definitiva. Bien entendido que esa solución no puede ser la de imponer un modelo único para todos, sino la de llegar a una confluencia entre la diversidad de opciones que se vislumbran y que son reflejo de nuestra diversidad territorial y cultural: integración o adscripción a la universidad, creación de universidades de las artes, conversión en fundaciones, organismos autónomos, etc.
  3. Analizar las consecuencias de los nuevos grados que, en su plena competencia, las universidades están comenzando a ofertar y que coinciden en denominaciones, contenidos formativos y competencias profesionales con los de los títulos superiores de las artísticas. También preocupa el caso de algunos másteres universitarios de formación del profesorado cuya denominación puede llamar a engaño, ya que incluye a las “enseñanzas artísticas” cuando en realidad no facultan para el ejercicio de la profesión en este sector.
  4. Abordar de forma urgente la situación actual en relación al acceso a la docencia, el desarrollo de la investigación y el reconocimiento de la actividad artística del profesorado.
  5. Asegurar para los estudiantes de las Enseñanzas Superiores los mismos derechos que los alumnos universitarios, ya que pertenecen al mismo nivel educativo.
  6. Impulsar el reconocimiento académico de las Enseñanzas Profesionales mediante su inclusión en el MECES, con el fin de otorgar una titulación a quienes finalizan sus estudios, y no tener que marcharse con las manos vacías.
  7. Propiciar el diálogo y el debate, en lugar de alentar la falta de información y la confusión, por un lado, como los intentos de manipulación en defensa de intereses particulares por otro, lo que está llevando a la melancolía a toda la comunidad educativa y a la irrelevancia académica y social de nuestras enseñanzas.

Es evidente que el gobierno no sabe qué hacer con el CSEEAA, pero lo peor es que tampoco sabe qué hacer con estas enseñanzas.

Quizá tenga razón y se pueda prescindir sin mayores consecuencias del Consejo Superior. Pero, con la mano en el corazón, ¿No ha llegado ya el momento de encontrar una solución definitiva para las Enseñanzas Artísticas?

_____________
Antonio Narejos

[1] Ver Orden del día correspondiente a la última reunión del Plenario.

[2] Son datos oficiales sacados del informe Datos y cifras del Curso escolar 2015/2016 elaborado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Las cifras se obtienen restando al total de las Enseñanzas de Régimen Especial, la correspondientes a las Enseñanzas de Escuelas Oficiales de Idiomas [ver informe].

 

Las Artísticas Superiores, Ahora sí

22 premios nacionales piden cambios en las enseñanzas artísticas superiores

Hace 10 años un grupo de grandes músicos presentó en Madrid un manifiesto en defensa de las enseñanzas artísticas superiores. Los 22 Premios Nacionales de Música firmantes, entre quienes se encontraban Cristóbal Halffter, Teresa Berganza, Luis de Pablo, Alicia de Larrocha, Joan Guinjoan y José María Sánchez Verdú, mostraron su profunda decepción y preocupación por la situación y pedían una regulación que aumentase la autonomía académica y jurídica de los centros superiores, atenazados en el sistema de la educación secundaria a pesar de impartir títulos superiores equivalentes a todos los efectos a los universitarios.  Seguir leyendo

Hacer la Prueba de Acceso a un Conservatorio Superior de Música (actualizado 2017-2018)

 

En estas fechas, la mayoría de los conservatorios superiores de música ya han abierto el plazo de inscripción para las pruebas de acceso correspondientes al curso 2017-2018. Los aspirantes a iniciar estudios superiores calientan motores y afinan su preparación para dar lo mejor de sí mismos en unas pruebas muy selectivas: Pocas plazas y mucha competitividad.

Las universidades utilizan otros sistemas para seleccionar a los alumnos, como el numerus clausus o las notas de corte, si bien algunas de ellas están comenzando a impartir también los Grados de Enseñanzas artísticas y celebran igualmente estas pruebas, que ya eran habituales en los conservatorios Superiores de Música. Con la prueba de acceso se hace tabula rasa con todos los aspirantes, quienes se lo tienen que ganar en un examen. Los estudios previos en los conservatorios profesionales no son obligatorios para concurrir y, aunque la nota media puede tenerse en cuenta, lo que más pesa es la calificación de la propia prueba. De este modo se facilita, por ejemplo, que personas con una buena formación musical adquirida fuera de los centros reglados puedan acceder a los estudios superiores con las mismas oportunidades.

Lejos quedó la duda sobre la validez académica de los estudios superiores en los Conservatorios, que se resolvió definitivamente con el R.D. 21/2015, que regula las enseñanzas artísticas superiores, donde se incluyen a todos los efectos en el nivel 2 del Marco Español de Cualificaciones para la Educación Superior (MECES), el mismo donde están los grados universitarios. 

Ahora queda el siguiente paso, que es la integración de nuestros centros en el sistema universitario. Desde el sector educativo estamos levantando nuestra voz ante lo mucho que queda por hacer para que nuestros centros puedan responder a estándares de calidad, con propuestas que abogan tanto por un estatus independiente como por la integración en el marco universitario. Pero si hablamos de la calidad del profesorado, el nivel del alumnado y resultados obtenidos, en la mayoría de los casos nuestras enseñanzas pueden equipararse perfectamente a la media europea.

Elección de centro

Algunos eligen el conservatorio donde quieren estudiar en función de la proximidad a su domicilio, otros por las referencias encontradas en Internet o, lo que  a veces es más importante, por la opinión de amigos o personas de su confianza.

Ante el temor de no superar la prueba de acceso en un centro determinado, muchos alumnos echan los papeles en varios conservatorios y realizan la prueba de distintos lugares. De este modo amplían también sus opciones de elección, en caso de aprobar en más de uno.

Las diferencias en las instalaciones, dotación de los centros o la programación de actividades extra académicas y su proyección exterior, influyen con frecuencia en la predisposición a realizar las pruebas en uno u otro conservatorio.

Precisamente en estas fechas se suelen realizar Jornadas de Puertas Abiertas, con el fin de mostrar a los futuros estudiantes sus instalaciones y ofrecerles una muestra de su actividad artística y académica.

Para facilitar la comparación y valoración de toda la información relevante, al final de este artículo ofrezco un listado de todos los centros superiores de educación musical, con los enlaces a sus respectivas páginas web. Espero que os resulte de utilidad.

Características de las pruebas

En España los estudios superiores de música tienen una oferta de 8 especialidades: Composición, Dirección, Flamenco, Interpretación, Musicología, Pedagogía, Producción y gestión y Sonología. Algunas de estas especialidades están divididas en modalidades o itinerarios, entre las cuales la más diversificada es la de interpretación, que engloba bajo una misma denominación a los diferentes instrumentos.

Es necesario el título de Bachillerato para poder iniciar estos estudios, pero existe una prueba de madurez para mayores de 19 años que no lo tengan.

La prueba de acceso solo sirve para ingresar en el año y el centro en que se ha realizado. Sin embargo, esta prueba tiene validez nacional, por lo que en caso de querer continuar los estudios en otro conservatorio del resto de España, el traslado de matrícula puede hacerse sin volver a realizar otra prueba de acceso y conservando la misma calificación. La admisión por traslado está en función de las plazas disponibles en el centro de destino.

Las pruebas tienen diferentes estructuras para cada una de las especialidades, entre 2 y 4 partes dependiendo de la especialidad y de la comunidad autónoma convocante.

Es muy importante prepararse a fondo para todos los ejercicios que componen las pruebas e informarse bien del protocolo a seguir, por ejemplo, en relación al pianista acompañante, a la presentación de documentación, listados con el repertorio presentado, detalles de la convocatoria, etc.

Existen adaptaciones de las pruebas para aquellos aspirantes con necesidades educativas especiales derivadas de algún tipo de discapacidad. En caso de necesitar estas adaptaciones, conviene avisarlo con tiempo suficiente para que todo esté preparado a la hora de realizar los distintos ejercicios.

Elección de profesor

La preferencia por estudiar con un profesor o profesora determinados puede decantar al alumno hacia uno u otro centro. Sin embargo, aun siendo admitido en el mismo, esto no supone garantía alguna de poder inscribirse en la clase de ese profesor.

Muchos conservatorios permiten al alumno expresar sus preferencias en cuanto al profesorado, frecuentemente en el caso de la especialidad de interpretación y en determinados instrumentos. Pero la ratio alumno/profesor (uno a uno), con clases semanales de 90 minutos, hace que las posibilidades de acoger nuevo alumnado, por parte de un profesor en concreto, sea bastante limitada.

La elección, en la medida que ésta sea posible por el alumno, conviene calibrarla sin dejarse llevar por espejismos. No siempre se obtienen los mejores resultados por el hecho de estudiar con un profesor de renombre. La comunicación que se establece entre un profesor y un alumno es clave y eso depende de la actitud de ambos. No existen recetas milagrosas.

Una perspectiva de futuro

Los estudios superiores de música son una carrera vocacional, qué duda cabe, pero no podemos perder de vista la perspectiva laboral. Mi propuesta al alumno, desde el principio, es que se ocupe en diseñar un perfil profesional singular que le haga atractivo en el mundo profesional por su especialización en sectores específicos, además de por la calidad de las competencias adquiridas. Esto apunta a la necesidad de enriquecer su formación participando en seminarios y talleres, detectando sus puntos fuertes y tratar de explotarlos, mantenerse despierto para interconectar la información recibida, dominar al menos una lengua extranjera, acercarse a nuevos yacimientos de empleo, etc. Pero además, una vez finalizados los estudios superiores de primer nivel (lo que equivale al Grado) es muy importante realizar al menos un Máster artístico para completar la formación académica, artística e investigadora, cara a tener las mayores posibilidades de integración en el mundo laboral.

El modelo de estudiante de música que únicamente aspiraba a tocar muy bien un instrumento, con la esperanza de que eso fuera suficiente para conseguir un desarrollo musical y profesional con garantías, ha perdido su vigencia. Hoy es necesaria la adquisición de competencias más ricas y diversas, una actitud abierta y desprejuiciada, además de una conciencia lo más ajustada posible a las aptitudes reales de cada uno. Eso, además de trabajar con entusiasmo y confianza en las propias fuerzas.

¿Vas a hacer la Prueba de Acceso a un Conservatorio Superior de Música? Si es así, te deseo lo mejor en tu futuro académico, artístico y profesional. Has elegido un camino duro, pero te aseguro que merece la pena recorrerlo.

Antonio Narejos

_____________

Centros Musicales de Enseñanza Superior en España

Andalucía

Real Conservatorio Superior de Música “Victoria Eugenia” de Granada

Conservatorio Superior de Música “Rafael Orozco” de Córdoba

Conservatorio Superior de Música de Jaén

Conservatorio Superior de Música de Málaga

Conservatorio Superior de Música “Manuel Castillo” de Sevilla

Aragón

Conservatorio Superior de Música de Aragón

Principado de Asturias

Conservatorio Superior de Música “Eduardo Martínez Torner” del Principado de Asturias

Baleares

Conservatori Superior de Música de les Illes Balears

Canarias

Conservatorio Superior de Música de Canarias

Castilla y León

Conservatorio Superior de Música de Castilla y León

Castilla-La Mancha

Conservatorio Superior de Castilla-La Mancha

Cataluña

Conservatori Liceu

Escola Superior de Música de Catalunya

Taller de Músics

Extremadura

Conservatorio Superior de Música “Bonifacio Gil” de Badajoz

Galicia

Conservatorio Superior de Música da Coruña

Conservatorio Superior de Música de Vigo

Comunidad de Madrid

Centro Autorizado de Enseñanza Musical Katarina Gurska

Escuela Superior de Canto de Madrid

Escuela Superior de Música Reina Sofía

Escuela TAI

Progreso Musical

Real Conservatorio Superior de Música de Madrid

Universidad Alfonso X el Sabio – Facultad de Música

Universidad Francisco de Vitoria (Cancelado)

País Vasco

Musikene

Región de Murcia

Conservatorio Superior de Música de Murcia “Manuel Massotti Littel”

Navarra

Conservatorio Superior de Música de Navarra

Comunidad Valenciana

Conservatori Superior de Música “Óscar Esplá” de Alicante

Conservatori Superior de Música “Salvador Seguí” de Castellón

Conservatori Superior de Música de Valencia “Joaquín Rodrigo”

__________

La ilustración es un detalle de una tira de “Calendura y Calendureta” del dibujante P. Albert aparecida en el Diario Información de Alicante (edición de Elche) el año 1983. He modificado la viñeta: donde pone Conservatorio Superior, figuraba Conservatorio Municipal.