Reactivar las Enseñanzas Profesionales de Música

 

Las Enseñanzas Profesionales de Música en España atraviesan un momento delicado. En los últimos seis años se ha producido un estancamiento en el número de alumnos, que se mantiene con altibajos en torno a los 45.000 según reflejan los informes anuales del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte [1]. Pero el peor indicador sobre el alumnado, y si hubiera estadísticas serían alarmantes, es que la mayoría no finaliza sus estudios, protagonizando un importante abandono especialmente en los últimos cursos.

La reducción de los efectos académicos y laborales del Título Profesional ha generado una fuerte desmotivación, repercutiendo en la demanda, el nivel del rendimiento y la pérdida de la vitalidad que en otras épocas impulsó estas enseñanzas. Como ha dicho muchas veces Encarnación López de Arenosa, “no hay enseñanza reglada en el panorama académico español que padezca una injusticia semejante tras tantos y tan esforzados años de estudio”.

El desencanto está arrastrando también al profesorado, en su mayoría entusiasta y altamente cualificado, que se siente impotente para modificar la situación. Y a esto se une la fuerte inestabilidad de las plantillas en los centros públicos, con un alto número de interinos que en buena medida están cubriendo las comisiones de servicios de los Conservatorios Superiores.

Organigrama de las la Educación Secundaria en el Sistema Educativo Español

Superar las dificultades

Desde los Conservatorios Profesionales se está alzando la voz para reclamar un mayor reconocimiento de sus estudios y más salidas profesiones.

Ya ha pasado un cuarto de siglo desde que la LOGSE desnaturalizó los títulos profesionales de enseñanzas artísticas, difuminando su horizonte académico y profesional. Continuaron llamándose “profesionales”, pero en la práctica se convirtieron en papel mojado. Ya no acreditaban para el ejercicio de la profesión en todas las CCAA y al mismo tiempo dejaron de ser requisito para el acceso a las Enseñanzas Superiores. Apenas les queda el consuelo de poder computar en la calificación de la Prueba de Acceso o ser valorados como formación complementaria en los baremos de oposiciones.

Con la LOE, hace ya más de una década, se perdió la oportunidad de incluirlos en el catálogo de títulos europeos y en consecuencia fueron relegados a un apéndice prácticamente aislado dentro del sistema educativo nacional.

Esta severa degradación de los títulos es sin duda la causa principal de que los estudios profesionales hayan perdido atractivo como opción educativa entre los estudiantes y buena parte de su reconocimiento social.

La oferta educativa necesita una urgente reforma. Por una parte, las enseñanzas profesionales mimetizan en exceso a las superiores, lo que las convierte casi en una preparación de seis cursos para el acceso a estas. Pero aquellos estudiantes que no tienen intención de continuar en el nivel superior son empujados al abismo, al ofrecer unas salidas profesionales muy reducidas.

Por otra parte, los planes de estudios están ignorando las verdaderas necesidades profesionales de la sociedad actual, lo que reduce drásticamente las posibilidades de inserción laboral de los egresados. Se echa de menos tanto la preparación para las profesiones musicales relacionadas con las tecnologías digitales y las multimedia, desde los puntos de vista técnico y artístico, la luthería o la gestión de Escuelas, como otras líneas profesionales relacionadas la creación y a la interpretación en orquestas, conjuntos o grupos camerísticos, por ejemplo. Paradójicamente, esta formación y experiencia la adquieren los alumnos por su cuenta, muchas veces de forma autodidacta, lanzándose al ruedo sin contar con apoyo y orientación académica suficientes, lo que no garantiza un óptimo resultado.

Una propuesta novedosa

En el III Congreso Nacional de Conservatorios Superiores de Música, organizado por SEM-EE en Musikene el pasado noviembre de 2016, Ana Pilar Zaldívar propuso “una resituación de las Enseñanzas Profesionales que las dignifique y actualice, dándoles identidad propia y las relacione más con la Enseñanza Superior”, basándose en tres ejes fundamentales: la modificación del currículo, la creación de nuevos títulos y la equiparación de estas enseñanzas a los títulos de Técnico y Técnico Superior de Formación Profesional. Me centraré en esta última propuesta, por considerarla la más novedosa.

La equiparación de las Enseñanzas Profesionales de Música al marco de la Formación Profesional, tanto de Grado Medio como de Grado Superior, supondría un salto cualitativo muy importante. Por lo pronto tendrían un mayor reconocimiento académico, considerando además que el título de Técnico Superior está incluido en el MECES y en el Marco Europeo de Cualificación para la Educación Superior (MECES 1 – EQF 5).

Téngase en cuenta que ya existe un precedente exitoso en otras Enseñanzas Artísticas como es el caso de Artes plásticas y Diseño que cuentan con los títulos Técnico, Técnico Superior y Superior.

Esta es una lucha que hace años inicio María Pilar Gracia desde la Asociación Estatal de Centros Autorizados de Enseñanzas Musicales (AECAEM), tratando de dignificar estas enseñanzas. Lo que pedía era la equivalencia del Título de Enseñanzas Profesionales de Música con el Título de Técnico Superior (disponiendo del título de Bachiller), haciendo las necesarias ampliaciones de horas lectivas con orientación profesional, prácticas, etc.

Pero sólo se consiguió que la LOE estableciese el derecho de las Enseñanzas Profesionales de Música o de Danza a la obtención del título de Técnico (Artículo 50) sin concretar la equivalencia correspondiente. Por esta razón Ana Pilar plantea la urgencia del desarrollo legislativo que haga posible el reconocimiento y los efectos verdaderamente profesionales de estos títulos. E incluso pide más, debatir sobre la posible creación de un nuevo Título de Técnico Superior de Música y Danza que podría cursarse, a la manera del Bachillerato en Música, una parte en el Conservatorio / CAM y otra en Centros de FP y Prácticas.

De este modo se ofrecería al alumno una perspectiva laboral real y cualificada. Con una finalidad profesionalizante, los planes de estudios adaptarían la oferta educativa orientándose a la adquisición de competencias y conocimientos adecuados, se establecerían nexos con el mundo laboral, empresas e instituciones relacionadas, etc.

Y por otra parte abriría la puerta para continuar estudios bien en las Enseñanzas Superiores de Música, con el fin de obtener una formación especializada, o continuar otros itinerarios en el ámbito universitario. En resumen, junto a estos estudios, orientados a una alta especialización, a la docencia en las enseñanzas reguladas y a los estudios de posgrado, tendríamos unos Estudios Profesionales con dos opciones bien definidas: continuación de los estudios en niveles superiores y la inserción profesional.

Las posibilidades de participar los conservatorios profesionales en el programa Erasmus+ se ampliarían considerablemente, ya que en la actualidad únicamente pueden hacerlo a través del programa KA101 para la Educación Escolar, Preescolar, Primaria y Secundaria, dirigido a profesores y personal no docente [2]. Sin embargo, Formación Profesional posee un programa propio mucho más ambicioso, el KA102, que se dirige también al alumnado, la realización de prácticas y el establecimiento de convenios de colaboración con empresas e instituciones.

La Formación Profesional ha adquirido una valoración social muy alta en los últimos años, pero también un significativo apoyo institucional, pasando a situarse entre las preferencias educativas de la Unión Europea para 2020. Así, con el Comunicado de Brujas, en 2010 se sentaron las bases estratégicas con el fin de fomentar la excelencia, la calidad y la adecuación de la formación profesional.

El escenario de las Enseñanzas Profesionales en España reúne unas características que encierran un gran potencial, ya que cuenta con más de 250 conservatorios y escuelas profesionales, sin contar los casi 100 centros autorizados, un profesorado de calidad y un importante número de alumnos, que viene contribuyendo al desarrollo cultural, económico y social de nuestro país.

Si se quieren superar las dificultades actuales, será necesario encontrar soluciones desde la unión entre los Conservatorios Profesionales y al mismo tiempo trabajando en conjunto con los Superiores, porque todos nos necesitamos. Pero también dejar atrás los miedos al cambio, abriendo el debate en favor de una mayor eficacia en las Enseñanzas Profesionales, aumentando su atractivo y adecuación tanto al ámbito académico como al laboral.

_____________
Antonio Narejos

[1] Según el último informe de Datos y cifras del curso 2016-2017, publicado por la Subdirección de Estadística y Estudios del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte el 30 de diciembre de 2016, el número de alumnos de las Enseñanzas Profesionales de Música en toda España durante el curso 2015-2016 fue de 45.505, frente a los 44.687 del curso 2010-2011. En el siguiente gráfico he reunido los datos de los últimos diez cursos para apreciar mejor la evolución:

[2] El programa KA101 de Erasmus+ incluye en el presente curso tres Conservatorios Profesionales: Murcia, Santiago de Compostela y Vélez-Rubio.

 

 

Hacer la Prueba de Acceso a un Conservatorio Superior de Música (actualizado 2017-2018)

 

En estas fechas, la mayoría de los conservatorios superiores de música ya han abierto el plazo de inscripción para las pruebas de acceso correspondientes al curso 2017-2018. Los aspirantes a iniciar estudios superiores calientan motores y afinan su preparación para dar lo mejor de sí mismos en unas pruebas muy selectivas: Pocas plazas y mucha competitividad.

Las universidades utilizan otros sistemas para seleccionar a los alumnos, como el numerus clausus o las notas de corte, si bien algunas de ellas están comenzando a impartir también los Grados de Enseñanzas artísticas y celebran igualmente estas pruebas, que ya eran habituales en los conservatorios Superiores de Música. Con la prueba de acceso se hace tabula rasa con todos los aspirantes, quienes se lo tienen que ganar en un examen. Los estudios previos en los conservatorios profesionales no son obligatorios para concurrir y, aunque la nota media puede tenerse en cuenta, lo que más pesa es la calificación de la propia prueba. De este modo se facilita, por ejemplo, que personas con una buena formación musical adquirida fuera de los centros reglados puedan acceder a los estudios superiores con las mismas oportunidades.

Lejos quedó la duda sobre la validez académica de los estudios superiores en los Conservatorios, que se resolvió definitivamente con el R.D. 21/2015, que regula las enseñanzas artísticas superiores, donde se incluyen a todos los efectos en el nivel 2 del Marco Español de Cualificaciones para la Educación Superior (MECES), el mismo donde están los grados universitarios. 

Ahora queda el siguiente paso, que es la integración de nuestros centros en el sistema universitario. Desde el sector educativo estamos levantando nuestra voz ante lo mucho que queda por hacer para que nuestros centros puedan responder a estándares de calidad, con propuestas que abogan tanto por un estatus independiente como por la integración en el marco universitario. Pero si hablamos de la calidad del profesorado, el nivel del alumnado y resultados obtenidos, en la mayoría de los casos nuestras enseñanzas pueden equipararse perfectamente a la media europea.

Elección de centro

Algunos eligen el conservatorio donde quieren estudiar en función de la proximidad a su domicilio, otros por las referencias encontradas en Internet o, lo que  a veces es más importante, por la opinión de amigos o personas de su confianza.

Ante el temor de no superar la prueba de acceso en un centro determinado, muchos alumnos echan los papeles en varios conservatorios y realizan la prueba de distintos lugares. De este modo amplían también sus opciones de elección, en caso de aprobar en más de uno.

Las diferencias en las instalaciones, dotación de los centros o la programación de actividades extra académicas y su proyección exterior, influyen con frecuencia en la predisposición a realizar las pruebas en uno u otro conservatorio.

Precisamente en estas fechas se suelen realizar Jornadas de Puertas Abiertas, con el fin de mostrar a los futuros estudiantes sus instalaciones y ofrecerles una muestra de su actividad artística y académica.

Para facilitar la comparación y valoración de toda la información relevante, al final de este artículo ofrezco un listado de todos los centros superiores de educación musical, con los enlaces a sus respectivas páginas web. Espero que os resulte de utilidad.

Características de las pruebas

En España los estudios superiores de música tienen una oferta de 8 especialidades: Composición, Dirección, Flamenco, Interpretación, Musicología, Pedagogía, Producción y gestión y Sonología. Algunas de estas especialidades están divididas en modalidades o itinerarios, entre las cuales la más diversificada es la de interpretación, que engloba bajo una misma denominación a los diferentes instrumentos.

Es necesario el título de Bachillerato para poder iniciar estos estudios, pero existe una prueba de madurez para mayores de 19 años que no lo tengan.

La prueba de acceso solo sirve para ingresar en el año y el centro en que se ha realizado. Sin embargo, esta prueba tiene validez nacional, por lo que en caso de querer continuar los estudios en otro conservatorio del resto de España, el traslado de matrícula puede hacerse sin volver a realizar otra prueba de acceso y conservando la misma calificación. La admisión por traslado está en función de las plazas disponibles en el centro de destino.

Las pruebas tienen diferentes estructuras para cada una de las especialidades, entre 2 y 4 partes dependiendo de la especialidad y de la comunidad autónoma convocante.

Es muy importante prepararse a fondo para todos los ejercicios que componen las pruebas e informarse bien del protocolo a seguir, por ejemplo, en relación al pianista acompañante, a la presentación de documentación, listados con el repertorio presentado, detalles de la convocatoria, etc.

Existen adaptaciones de las pruebas para aquellos aspirantes con necesidades educativas especiales derivadas de algún tipo de discapacidad. En caso de necesitar estas adaptaciones, conviene avisarlo con tiempo suficiente para que todo esté preparado a la hora de realizar los distintos ejercicios.

Elección de profesor

La preferencia por estudiar con un profesor o profesora determinados puede decantar al alumno hacia uno u otro centro. Sin embargo, aun siendo admitido en el mismo, esto no supone garantía alguna de poder inscribirse en la clase de ese profesor.

Muchos conservatorios permiten al alumno expresar sus preferencias en cuanto al profesorado, frecuentemente en el caso de la especialidad de interpretación y en determinados instrumentos. Pero la ratio alumno/profesor (uno a uno), con clases semanales de 90 minutos, hace que las posibilidades de acoger nuevo alumnado, por parte de un profesor en concreto, sea bastante limitada.

La elección, en la medida que ésta sea posible por el alumno, conviene calibrarla sin dejarse llevar por espejismos. No siempre se obtienen los mejores resultados por el hecho de estudiar con un profesor de renombre. La comunicación que se establece entre un profesor y un alumno es clave y eso depende de la actitud de ambos. No existen recetas milagrosas.

Una perspectiva de futuro

Los estudios superiores de música son una carrera vocacional, qué duda cabe, pero no podemos perder de vista la perspectiva laboral. Mi propuesta al alumno, desde el principio, es que se ocupe en diseñar un perfil profesional singular que le haga atractivo en el mundo profesional por su especialización en sectores específicos, además de por la calidad de las competencias adquiridas. Esto apunta a la necesidad de enriquecer su formación participando en seminarios y talleres, detectando sus puntos fuertes y tratar de explotarlos, mantenerse despierto para interconectar la información recibida, dominar al menos una lengua extranjera, acercarse a nuevos yacimientos de empleo, etc. Pero además, una vez finalizados los estudios superiores de primer nivel (lo que equivale al Grado) es muy importante realizar al menos un Máster artístico para completar la formación académica, artística e investigadora, cara a tener las mayores posibilidades de integración en el mundo laboral.

El modelo de estudiante de música que únicamente aspiraba a tocar muy bien un instrumento, con la esperanza de que eso fuera suficiente para conseguir un desarrollo musical y profesional con garantías, ha perdido su vigencia. Hoy es necesaria la adquisición de competencias más ricas y diversas, una actitud abierta y desprejuiciada, además de una conciencia lo más ajustada posible a las aptitudes reales de cada uno. Eso, además de trabajar con entusiasmo y confianza en las propias fuerzas.

¿Vas a hacer la Prueba de Acceso a un Conservatorio Superior de Música? Si es así, te deseo lo mejor en tu futuro académico, artístico y profesional. Has elegido un camino duro, pero te aseguro que merece la pena recorrerlo.

Antonio Narejos

_____________

Centros Musicales de Enseñanza Superior en España

Andalucía

Real Conservatorio Superior de Música “Victoria Eugenia” de Granada

Conservatorio Superior de Música “Rafael Orozco” de Córdoba

Conservatorio Superior de Música de Jaén

Conservatorio Superior de Música de Málaga

Conservatorio Superior de Música “Manuel Castillo” de Sevilla

Aragón

Conservatorio Superior de Música de Aragón

Principado de Asturias

Conservatorio Superior de Música “Eduardo Martínez Torner” del Principado de Asturias

Baleares

Conservatori Superior de Música de les Illes Balears

Canarias

Conservatorio Superior de Música de Canarias

Castilla y León

Conservatorio Superior de Música de Castilla y León

Castilla-La Mancha

Conservatorio Superior de Castilla-La Mancha

Cataluña

Conservatori Liceu

Escola Superior de Música de Catalunya

Taller de Músics

Extremadura

Conservatorio Superior de Música “Bonifacio Gil” de Badajoz

Galicia

Conservatorio Superior de Música da Coruña

Conservatorio Superior de Música de Vigo

Comunidad de Madrid

Centro Autorizado de Enseñanza Musical Katarina Gurska

Escuela Superior de Canto de Madrid

Escuela Superior de Música Reina Sofía

Escuela TAI

Progreso Musical

Real Conservatorio Superior de Música de Madrid

Universidad Alfonso X el Sabio – Facultad de Música

Universidad Francisco de Vitoria (Cancelado)

País Vasco

Musikene

Región de Murcia

Conservatorio Superior de Música de Murcia “Manuel Massotti Littel”

Navarra

Conservatorio Superior de Música de Navarra

Comunidad Valenciana

Conservatori Superior de Música “Óscar Esplá” de Alicante

Conservatori Superior de Música “Salvador Seguí” de Castellón

Conservatori Superior de Música de Valencia “Joaquín Rodrigo”

__________

La ilustración es un detalle de una tira de “Calendura y Calendureta” del dibujante P. Albert aparecida en el Diario Información de Alicante (edición de Elche) el año 1983. He modificado la viñeta: donde pone Conservatorio Superior, figuraba Conservatorio Municipal.