Música rota

El ritmo de vida actual hace que la música nos llegue hecha pedazos. Apenas tenemos tiempo para escuchar con tranquilidad las obras musicales, pero es que desde los medios, y a caballo de las nuevas tecnologías, se nos educa para oír música desde la simplicidad y la inmediatez.

En otra ocasión me mostraba abrumado por la cantidad de sonidos, más o menos musicales, que invaden nuestro entorno, hasta en los espacios más íntimos. El silencio ha pasado a ser un bien preciado, casi en fase de extinción. Pero no solo el silencio, sino también el tiempo necesario para escuchar una obra musical completa.  Seguir leyendo