Nanas

La nana es un canto teñido de tristeza. Quizá por eso las madres lo están olvidando. Vivimos una época que ha establecido otra relación con la naturaleza y el descanso, pero también con la belleza y con la música.

Antes eran las madres quienes envolvían a su niño en aquel manto de dulzura. Hoy, a menudo, son las abuelas quienes cantan a sus nietos, como prolongación de su maternidad en una suerte de muñeca rusa que también lleva en su seno a los hijos de sus hijas.

García Lorca fue el primero en resaltar el tono trágico de las nanas en nuestro país, que con frecuencia buscan herir la sensibilidad del niño: “La canción de cuna va dirigida casi siempre (no hay regla sin excepción) contra el niño”. Decía que el texto de las nanas “lo entra de lleno en la realidad cruda y le va infiltrando el dramatismo del mundo”.  Seguir leyendo