Los atentados de París y la Música

Sonaba la música en París el pasado 14 de noviembre cuando la barbarie integrista acabó con la vida de 129 personas en seis atentados simultáneos. 89 de los muertos y 300 de los heridos se encontraban en el teatro Bataclan escuchando un concierto de la banda americana Eagles of Death Metal. Todos amantes de la música y algunos de ellos músicos profesionales.

Entre los fallecidos se encontraban Luis Felipe Zschoche Valle, líder del grupo chileno Captain Americano, el guitarrista Baptiste Chevreau y el joven marroquí Kheireddine Sahbi, un violinista que acababa de comenzar los estudios de Musicología en la Universidad de la Sorbona. También murieron, entre otros, el programador musical del canal de televisión francés D17, Grégory Fosse; el productor musical del sello Mercury Records, Thomas Ayad y el crítico de música de la revista cultural Les inRocks, Guillaume Decherf.

La noticia de los atentados me sorprendió en Glasgow, cenando con los colegas de la AEC durante el congreso que la Asociación Europea de Conservatorios celebraba en el Royal Conservatoire of Scotland. Al día siguiente, la Orquesta Sinfónica del RCS dedicaba su concierto a las víctimas y al pueblo de París. Los 335 participantes en el congreso, representantes de conservatorios de todo el mundo, contuvimos la emoción, viendo cómo la música era capaz de unirnos en los sentimientos más nobles, por encima de las miserias del mundo.

"Ba-ta-clan", la opereta de Offenbach.
El teatro Bataclan, donde se produjo uno de los atentados de Paris, fue construido en 1864 con la forma de una pagoda china, y debe su nombre a “Ba-ta-clan” , la opereta de Jacques Offenbach a la que denominó “chinoiserie musicale”.

Por la mañana, en la misma puerta del teatro Bataclan, un joven alemán interpretaba al piano una versión de “Imagine”, el tema de John Lennon. Después de su actuación, Davide Martello publicó en Facebook “Unámonos por un mundo libre y en paz”, de acuerdo al mensaje que John Lennon y Yoko Ono transmitieron en su canción, pidiendo una oportunidad para la paz en un mundo unido, donde no existieran fronteras, nacionalidades ni religiones.

La noticia de esta sencilla ofrenda llegó incluso a eclipsar en la prensa el homenaje que los componentes de U2 brindaron a las víctimas. Bono, David Howell Evans, Larry Mullen Jr. y Adam Clayton habían cancelado los dos conciertos programados en Paris y se acercaron a llevar unas flores en honor a los fallecidos.

Una vez más, a través de la música anudamos las manos frente al sufrimiento y la barbarie. Pero no se trata de un simple ritual o de un gesto simbólico, porque de hecho nos acerca a todos desde la sinceridad más ingenua. A veces pienso que la música conecta con lo más esencial y primitivo de nosotros mismos, aquello que compartimos desde antes de que existieran ideologías y religiones, cuando solo reinaba el amor.

Antonio Narejos
+ Hoy, día de Santa Cecilia, vaya mi homenaje particular a todos los músicos y amantes de la música que perdieron la vida en los atentados de Paris.

Creative Commons License
Los atentados de París y la Música by Antonio Narejos is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.
Based on a work at narejos.es.
RSS
Facebook
Google+
http://narejos.es/blog/los-atentados-de-paris-y-la-musica
Twitter