Reactivar las Enseñanzas Profesionales de Música

 

Las Enseñanzas Profesionales de Música en España atraviesan un momento delicado. En los últimos seis años se ha producido un estancamiento en el número de alumnos, que se mantiene con altibajos en torno a los 45.000 según reflejan los informes anuales del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte [1]. Pero el peor indicador sobre el alumnado, y si hubiera estadísticas serían alarmantes, es que la mayoría no finaliza sus estudios, protagonizando un importante abandono especialmente en los últimos cursos.

La reducción de los efectos académicos y laborales del Título Profesional ha generado una fuerte desmotivación, repercutiendo en la demanda, el nivel del rendimiento y la pérdida de la vitalidad que en otras épocas impulsó estas enseñanzas. Como ha dicho muchas veces Encarnación López de Arenosa, “no hay enseñanza reglada en el panorama académico español que padezca una injusticia semejante tras tantos y tan esforzados años de estudio”.

El desencanto está arrastrando también al profesorado, en su mayoría entusiasta y altamente cualificado, que se siente impotente para modificar la situación. Y a esto se une la fuerte inestabilidad de las plantillas en los centros públicos, con un alto número de interinos que en buena medida están cubriendo las comisiones de servicios de los Conservatorios Superiores.

Organigrama de las la Educación Secundaria en el Sistema Educativo Español

Superar las dificultades

Desde los Conservatorios Profesionales se está alzando la voz para reclamar un mayor reconocimiento de sus estudios y más salidas profesiones.

Ya ha pasado un cuarto de siglo desde que la LOGSE desnaturalizó los títulos profesionales de enseñanzas artísticas, difuminando su horizonte académico y profesional. Continuaron llamándose “profesionales”, pero en la práctica se convirtieron en papel mojado. Ya no acreditaban para el ejercicio de la profesión en todas las CCAA y al mismo tiempo dejaron de ser requisito para el acceso a las Enseñanzas Superiores. Apenas les queda el consuelo de poder computar en la calificación de la Prueba de Acceso o ser valorados como formación complementaria en los baremos de oposiciones.

Con la LOE, hace ya más de una década, se perdió la oportunidad de incluirlos en el catálogo de títulos europeos y en consecuencia fueron relegados a un apéndice prácticamente aislado dentro del sistema educativo nacional.

Esta severa degradación de los títulos es sin duda la causa principal de que los estudios profesionales hayan perdido atractivo como opción educativa entre los estudiantes y buena parte de su reconocimiento social.

La oferta educativa necesita una urgente reforma. Por una parte, las enseñanzas profesionales mimetizan en exceso a las superiores, lo que las convierte casi en una preparación de seis cursos para el acceso a estas. Pero aquellos estudiantes que no tienen intención de continuar en el nivel superior son empujados al abismo, al ofrecer unas salidas profesionales muy reducidas.

Por otra parte, los planes de estudios están ignorando las verdaderas necesidades profesionales de la sociedad actual, lo que reduce drásticamente las posibilidades de inserción laboral de los egresados. Se echa de menos tanto la preparación para las profesiones musicales relacionadas con las tecnologías digitales y las multimedia, desde los puntos de vista técnico y artístico, la luthería o la gestión de Escuelas, como otras líneas profesionales relacionadas la creación y a la interpretación en orquestas, conjuntos o grupos camerísticos, por ejemplo. Paradójicamente, esta formación y experiencia la adquieren los alumnos por su cuenta, muchas veces de forma autodidacta, lanzándose al ruedo sin contar con apoyo y orientación académica suficientes, lo que no garantiza un óptimo resultado.

Una propuesta novedosa

En el III Congreso Nacional de Conservatorios Superiores de Música, organizado por SEM-EE en Musikene el pasado noviembre de 2016, Ana Pilar Zaldívar propuso “una resituación de las Enseñanzas Profesionales que las dignifique y actualice, dándoles identidad propia y las relacione más con la Enseñanza Superior”, basándose en tres ejes fundamentales: la modificación del currículo, la creación de nuevos títulos y la equiparación de estas enseñanzas a los títulos de Técnico y Técnico Superior de Formación Profesional. Me centraré en esta última propuesta, por considerarla la más novedosa.

La equiparación de las Enseñanzas Profesionales de Música al marco de la Formación Profesional, tanto de Grado Medio como de Grado Superior, supondría un salto cualitativo muy importante. Por lo pronto tendrían un mayor reconocimiento académico, considerando además que el título de Técnico Superior está incluido en el MECES y en el Marco Europeo de Cualificación para la Educación Superior (MECES 1 – EQF 5).

Téngase en cuenta que ya existe un precedente exitoso en otras Enseñanzas Artísticas como es el caso de Artes plásticas y Diseño que cuentan con los títulos Técnico, Técnico Superior y Superior.

Esta es una lucha que hace años inicio María Pilar Gracia desde la Asociación Estatal de Centros Autorizados de Enseñanzas Musicales (AECAEM), tratando de dignificar estas enseñanzas. Lo que pedía era la equivalencia del Título de Enseñanzas Profesionales de Música con el Título de Técnico Superior (disponiendo del título de Bachiller), haciendo las necesarias ampliaciones de horas lectivas con orientación profesional, prácticas, etc.

Pero sólo se consiguió que la LOE estableciese el derecho de las Enseñanzas Profesionales de Música o de Danza a la obtención del título de Técnico (Artículo 50) sin concretar la equivalencia correspondiente. Por esta razón Ana Pilar plantea la urgencia del desarrollo legislativo que haga posible el reconocimiento y los efectos verdaderamente profesionales de estos títulos. E incluso pide más, debatir sobre la posible creación de un nuevo Título de Técnico Superior de Música y Danza que podría cursarse, a la manera del Bachillerato en Música, una parte en el Conservatorio / CAM y otra en Centros de FP y Prácticas.

De este modo se ofrecería al alumno una perspectiva laboral real y cualificada. Con una finalidad profesionalizante, los planes de estudios adaptarían la oferta educativa orientándose a la adquisición de competencias y conocimientos adecuados, se establecerían nexos con el mundo laboral, empresas e instituciones relacionadas, etc.

Y por otra parte abriría la puerta para continuar estudios bien en las Enseñanzas Superiores de Música, con el fin de obtener una formación especializada, o continuar otros itinerarios en el ámbito universitario. En resumen, junto a estos estudios, orientados a una alta especialización, a la docencia en las enseñanzas reguladas y a los estudios de posgrado, tendríamos unos Estudios Profesionales con dos opciones bien definidas: continuación de los estudios en niveles superiores y la inserción profesional.

Las posibilidades de participar los conservatorios profesionales en el programa Erasmus+ se ampliarían considerablemente, ya que en la actualidad únicamente pueden hacerlo a través del programa KA101 para la Educación Escolar, Preescolar, Primaria y Secundaria, dirigido a profesores y personal no docente [2]. Sin embargo, Formación Profesional posee un programa propio mucho más ambicioso, el KA102, que se dirige también al alumnado, la realización de prácticas y el establecimiento de convenios de colaboración con empresas e instituciones.

La Formación Profesional ha adquirido una valoración social muy alta en los últimos años, pero también un significativo apoyo institucional, pasando a situarse entre las preferencias educativas de la Unión Europea para 2020. Así, con el Comunicado de Brujas, en 2010 se sentaron las bases estratégicas con el fin de fomentar la excelencia, la calidad y la adecuación de la formación profesional.

El escenario de las Enseñanzas Profesionales en España reúne unas características que encierran un gran potencial, ya que cuenta con más de 250 conservatorios y escuelas profesionales, sin contar los casi 100 centros autorizados, un profesorado de calidad y un importante número de alumnos, que viene contribuyendo al desarrollo cultural, económico y social de nuestro país.

Si se quieren superar las dificultades actuales, será necesario encontrar soluciones desde la unión entre los Conservatorios Profesionales y al mismo tiempo trabajando en conjunto con los Superiores, porque todos nos necesitamos. Pero también dejar atrás los miedos al cambio, abriendo el debate en favor de una mayor eficacia en las Enseñanzas Profesionales, aumentando su atractivo y adecuación tanto al ámbito académico como al laboral.

_____________
Antonio Narejos

[1] Según el último informe de Datos y cifras del curso 2016-2017, publicado por la Subdirección de Estadística y Estudios del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte el 30 de diciembre de 2016, el número de alumnos de las Enseñanzas Profesionales de Música en toda España durante el curso 2015-2016 fue de 45.505, frente a los 44.687 del curso 2010-2011. En el siguiente gráfico he reunido los datos de los últimos diez cursos para apreciar mejor la evolución:

[2] El programa KA101 de Erasmus+ incluye en el presente curso tres Conservatorios Profesionales: Murcia, Santiago de Compostela y Vélez-Rubio.

 

 

La música en el trovo de El tío Juan Rita

La mejor forma que se me ocurre de felicitar al Tío Juan Rita en su 105 cumpleaños es compartir el capítulo que escribí sobre su música cuando aun no había cumplido los 99.

Lo más admirable es que hoy, 14 de febrero de 2017, sigue en plenas facultades… y todavía le queda mecha para seguir improvisando sus trovos cantados…

¡Felicidades querido Juan Rita!

Descarga directa del capítulo

Descarga a través de Academia.edu

Para citar el capítulo (APA):

Narejos, A. (2010). “La música en el trovo de El Tío Juan Rita”. En Andreo, C. J., Narejos, A., & Gris, M. J. Memorial del trovero Juan Rita, pp. 25-53. Murcia: Comunidad Autónoma de Murcia, Consejería de Cultura y Turismo.

 

El Consejo Superior de Enseñanzas Artísticas no funciona

 

Cuando hace diez años se creó el Consejo Superior de Enseñanzas Artísticas, muchos creímos ver una buena oportunidad para el impulso de nuestras enseñanzas al lugar que les corresponde en el marco educativo, cultural y social de este país. Pero, en los últimos años, el Consejo no ha hecho más que constatar su ineficacia.

Por no funcionar no funciona ni la web oficial. Desde finales de 2016 el Ministerio de Educación la ha sustituido por una página en blanco  (última comprobación 04/02/2017). Como si hubiera algo que ocultar, todos los contenidos han sido borrados. Alguien habrá pensado ¡Total, para qué!

El CSEEAA se creó en cumplimiento de la LOE como órgano consultivo del gobierno y de participación de toda la comunidad educativa. La primera gran decepción llegó en 2007 al conocerse su composición, ya que metía en un mismo saco a los diferentes niveles educativos, negando una vez más a las artísticas superiores el espacio educativo que le es propio.

Está formado por 70 consejeros que representan a profesores, alumnos, directores de los centros, al ministerio y las administraciones públicas, además de diez personalidades de reconocido prestigio en el ámbito de las enseñanzas artísticas. Es de agradecer la disponibilidad de todos ellos y el esfuerzo demostrado cuando han tenido la oportunidad de trabajar, a pesar de no contar con retribución alguna por sus servicios, pero ¿de qué sirve un abanico tan amplio de expertos si no se les permite funcionar?

Por lo pronto, hace ya cuatro años que no se les convoca. En una década solo se ha reunido seis veces (la última que he podido constatar fue el 25 de marzo de 2013)[1]. En su lugar únicamente se requiere a la Comisión Permanente para la mera resolución de trámites, como la aprobación de los másteres de enseñanzas artísticas a propuesta de las Comunidades Autónomas.

Quisiera resaltar al menos dos de las funciones del CSEEAA que no se están llevando a cabo:

  • Elaborar propuestas al Ministerio de Educación, en relación con la enseñanza, la investigación, la información y la proyección social de las enseñanzas artísticas, así como con la promoción de los profesionales relacionados con ellas.
  • Aprobar y hacer público un informe anual sobre el estado y situación de las enseñanzas artísticas. Solo se han realizado dos de estos informes, los de los cursos 2006-2007 y 2009-2010.

Si el CSEEAA funcionara, estos informes anuales reflejarían la realidad de un sector que, a pesar de las dificultades, sigue creciendo: el pasado curso 2015-2016 contaba nada menos que con 404.827 alumnos y una red de 1.695 centros de los que el 68,8% son públicos[2].

Pero, además de estos informes, si el Consejo funcionara también estaría elaborando estudios y haciendo propuestas sobre la amplia problemática que afecta a nuestras enseñanzas, a sus centros, al alumnado y al profesorado, así como al sistema educativo y a la sociedad en su conjunto. Las necesidades más acuciantes son:

  1. Sacar a las artísticas superiores del marco de las enseñanzas secundarias, donde de forma supletoria están hoy metidas, lo que impide su normal desarrollo y al mismo tiempo está llevando a los centros a un alarmante deterioro en su funcionamiento.
  2. Dar respuesta a las diferentes sensibilidades y propuestas en relación a su inclusión en el marco de la enseñanza superior y exigir una solución definitiva. Bien entendido que esa solución no puede ser la de imponer un modelo único para todos, sino la de llegar a una confluencia entre la diversidad de opciones que se vislumbran y que son reflejo de nuestra diversidad territorial y cultural: integración o adscripción a la universidad, creación de universidades de las artes, conversión en fundaciones, organismos autónomos, etc.
  3. Analizar las consecuencias de los nuevos grados que, en su plena competencia, las universidades están comenzando a ofertar y que coinciden en denominaciones, contenidos formativos y competencias profesionales con los de los títulos superiores de las artísticas. También preocupa el caso de algunos másteres universitarios de formación del profesorado cuya denominación puede llamar a engaño, ya que incluye a las “enseñanzas artísticas” cuando en realidad no facultan para el ejercicio de la profesión en este sector.
  4. Abordar de forma urgente la situación actual en relación al acceso a la docencia, el desarrollo de la investigación y el reconocimiento de la actividad artística del profesorado.
  5. Asegurar para los estudiantes de las Enseñanzas Superiores los mismos derechos que los alumnos universitarios, ya que pertenecen al mismo nivel educativo.
  6. Impulsar el reconocimiento académico de las Enseñanzas Profesionales mediante su inclusión en el MECES, con el fin de otorgar una titulación a quienes finalizan sus estudios, y no tener que marcharse con las manos vacías.
  7. Propiciar el diálogo y el debate, en lugar de alentar la falta de información y la confusión, por un lado, como los intentos de manipulación en defensa de intereses particulares por otro, lo que está llevando a la melancolía a toda la comunidad educativa y a la irrelevancia académica y social de nuestras enseñanzas.

Es evidente que el gobierno no sabe qué hacer con el CSEEAA, pero lo peor es que tampoco sabe qué hacer con estas enseñanzas.

Quizá tenga razón y se pueda prescindir sin mayores consecuencias del Consejo Superior. Pero, con la mano en el corazón, ¿No ha llegado ya el momento de encontrar una solución definitiva para las Enseñanzas Artísticas?

_____________
Antonio Narejos

[1] Ver Orden del día correspondiente a la última reunión del Plenario.

[2] Son datos oficiales sacados del informe Datos y cifras del Curso escolar 2015/2016 elaborado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Las cifras se obtienen restando al total de las Enseñanzas de Régimen Especial, la correspondientes a las Enseñanzas de Escuelas Oficiales de Idiomas [ver informe].

 

Los Títulos Superiores de Música españoles están incompletos

Suplemento Europeo al Título (Diploma Supplement)La validez académica de los Títulos Superiores de Música está fuera de toda duda en nuestro país, pero al cruzar la frontera arrastran una carencia fundamental, ya que les falta el Suplemento Europeo al Título (SET), lo que podríamos llamar el pasaporte que debe acompañarles. Llevamos ya tres años sacando titulados de nuestros conservatorios a quienes se restan derechos en Europa, dificultando el reconocimiento de sus títulos y sus opciones profesionales.

Ejemplo rápido: Un violinista con un Título Superior LOE no ve reflejado en ningún lugar que haya realizado sus estudios en la especialidad de Violín. Y no puede verlo porque su título oficial es, sin más, de Interpretación. ¿Cómo podría un titulado acreditar que ha hecho sus estudios en este o en otro instrumento? Pues a día de hoy legalmente no puede hacerlo, al ser esta parte de la información que debe reflejarse en el Suplemento al Título.

Vayamos por orden.

El primero de los acuerdos adoptados en la Declaración de Bolonia dice expresamente:

“Adoptar un sistema de títulos de sencilla legibilidad y comparabilidad, a través de la introducción del Suplemento al Título (Diploma Supplement), con el fin de favorecer la empleabilidad de los ciudadanos europeos y la competitividad internacional del sistema europeo de enseñanza superior” [Declaración de Bolonia, 1999].

La importancia de este suplemento que completa el título fue abordada en posteriores ocasiones, destacando especialmente el Convenio de Reconocimiento de Lisboa (marzo de 2002) y el Comunicado de Berlín (septiembre de 2003) donde se insistió en la necesidad de hacer transparentes y comprensibles los títulos para asegurar su validez internacional. Con la elaboración del modelo de Suplemento, por parte de la Comisión Europea (Consejo de Europa y UNESCO/CEPES), se daba el pistoletazo de salida para su implantación en todos los países del Espacio Europeo de Educación Superior, regulándose inmediatamente para las universidades españolas [RD 1044/2003, de 1 de agosto].

En el caso de las Enseñanzas Artísticas, habrá que esperar a los tardíos Reales Decretos de 2010 de contenidos básicos, donde se menciona por primera vez el SET: “…se garantizará la movilidad del alumnado posibilitando la obtención del Suplemento Europeo al Título” [Real Decreto 631/2010].

Con el retraso alarmante que caracteriza a nuestros gobiernos para regular y aplicar las normativas que atañen a las Enseñanzas Artísticas Superiores, hasta 2015 no se establecieron los contenidos del modelo de Suplemento y a su vez se encargó a las administraciones educativas su expedición [Anexo IV del Real Decreto 197/2015 de 23 de marzo, que modifica el RD 1850/2009 de expedición de títulos [ver texto consolidado]

Sin embargo, las Comunidades Autónomas han ignorado hasta hoy este Real Decreto, como si no fuera con ellas, y de hecho en nuestros Conservatorios todavía no se cuenta con este elemento fundamental asociado a los títulos. Hasta el momento solo conozco el caso de Aragón, que el día 13 de diciembre ha publicado la Orden que regula el Suplemento Europeo al Título de las enseñanzas artísticas superiores de Música, de Diseño y de Conservación y Restauración de Bienes Culturales (ORDEN ECD/1779/2016).

 

¿Qué es y para qué sirve el Suplemento Europeo al Título?

El Suplemento Europeo al Título (SET) es un documento que acompaña a los títulos oficiales, diseñado para propiciar su justo reconocimiento académico y profesional. Queda claro que no sustituye al título original.

Contiene ocho secciones de información que tienen que estar redactados bien en español o en su caso la lengua cooficial y además en lengua inglesa:

  1. Titular de la cualificación
  2. Cualificación
  3. Nivel y función del título
  4. Asignaturas y calificaciones obtenidas
  5. Certificación del Suplemento
  6. Datos del sistema nacional de educación superior
  7. Información complementaria

Las ventajas de SET son múltiples y afectan tanto a los estudiantes como a las instituciones de educación superior. Algunas de ellas son:

  • Facilitar la comprensión y comparabilidad de los estudios y nivel del título en el extranjero, lo que además permite ahorrar tiempo, gracias a que se aclaran muchas de las preguntas habituales de las instituciones sobre el contenido y la portabilidad de las titulaciones.
  • Describir de forma precisa las características de su carrera y de las aptitudes adquiridas por el interesado (especialidad o itinerario, contenidos comunes optativas, libre configuración, prácticas profesionales, etc.)
  • Propiciar las oportunidades de trabajo o ampliación de estudios tanto en el propio país como en el extranjero.
  • Otorgar a los títulos una autonomía nacional e institucional dentro de un marco común aceptado en toda Europa.

Los titulados en cualquier país participante en el proceso de Bolonia tienen derecho a que se les expida el Suplemento Europeo al Título de manera automática y gratuita.

Este es el aspecto del Suplemento Europeo al Título que expiden las universidades españolas en el formato legal normalizado UNE-A3 (ejemplo tomado de la Universidad Complutense de Madrid):

suplemento_europeo_titulo

¿Cuándo podremos comenzar a hablar del Suplemento Europeo al Título en los Conservatorios Superiores de Música?

__________
Antonio Narejos

El IX Congreso de la SEdeM y las Tesis doctorales

IX Congreso Nacional de la Sociedad Española de Musicología (SEdeM)Hoy se clausura en Madrid el IX Congreso Nacional de la Sociedad Española de Musicología (SEdeM) donde las tesis doctorales han tenido un considerable protagonismo.

Hasta cuatro sesiones han sido necesarias para dar cabida a la exposición de 38 tesis, todas ellas, salvo una, defendidas en universidades españolas. Desde la relación que adjunto al final del artículo puede accederse a toda la información y la descarga de las tesis disponibles.

La SEdeM se convirtió en el primer portavoz de este tipo de trabajos de investigación con la publicación en 1994 de una recensión de las tesis correspondientes a los cinco años anteriores (Revista de Musicología, vol. XVII, n. 1-2, enero-diciembre de 1994). Y desde el IV Congreso «La investigación en España: Estado de la cuestión y aportaciones», de 1997, es habitual que en estas citas se ofrezca un espacio a los doctores para la exposición de sus tesis.

Este año coincide con una efeméride especial, al cumplirse el 40 aniversario de la puesta en marcha de TESEO, la base de datos del Ministerio de Educación. Pero también ha sido un año especialmente significativo ya que, a día de hoy, solo en 2016 se han defendido en España 247 tesis de música, más que en todo el siglo XX (entre 1977 y 1999 suman 229) Todos los datos estadísticos están extraídos de tesisdemusica.es   Seguir leyendo

Todas las Tesis doctorales de Música en España

Ya está disponible tesisdeMusica.es, un recolector que pone a tu disposición todas las tesis doctorales sobre música que se han realizado en España mediante un seguimiento de diferentes fuentes: TESEO, Tesis doctorales en red (TDX), Dialnet, la red de bibliotecas universitarias Rebiun y los repositorios de las diferentes universidades.

¿Sabías que en las universidades españolas se han defendido ya más de 1800 tesis de música?

En tesisdeMusica.es podrás encontrar:

Tesis de Música en España

 Seguir leyendo

Himnos y canciones olímpicas

Musical Olympic Rings

Ya comienza a escucharse la Canción oficial de los Juegos Olímpicos de Río 2016. El tema Alma e Coração (Alma y Corazón) de los brasileños Thiaguinho y Projota nos acompañará a diario durante las próximas dos semanas. Pero ¿desde cuándo identificamos los Juegos Olímpicos con una canción?

Antes de Montreal 1976, la música oficial de las citas olímpicas era la de los Himnos. Desde ese año se puso de moda crear una canción que, en algunos casos, han seguido su propia senda del éxito después del evento. Temas cuyas letras tratan de resaltar los valores humanos de autosuperación y competitividad, pero también otros colectivos, como la amistad y la solidaridad.

¿Te gustaría escuchar todos himnos y las canciones olímpicas? Aquí las encontrarás reunidas y en versión compatible con ordenadores, móviles y tablets… ¡no te las pierdas!

 Seguir leyendo

Hacer un Máster de Música en España (actualizado 05/01/2017)

En el curso 2016-2017 se ofertan en España 40 de másteres oficiales de música.

Si estás buscando información sobre másteres oficiales de música te encuentras en el sitio correcto. Este es el único lugar donde encontrarás reunidos todos los másteres vigentes en la actualidad y desde donde puedes acceder directamente a las páginas web de cada uno de ellos.   Seguir leyendo

Dos apps inquietantes para el futuro profesional de los músicos

Se trata de dos apps para móviles que comenzarán a funcionar en breve y que prometen cosas que hasta ahora solo los intérpretes y los compositores podían hacer.

Una de pianistas:
Ofrécele a un violinista un pianista acompañante que dé todas las notas en su sitio y que no necesite tiempo para estudiarse las partituras. Ofrécele un pianista que se adapte a su tempo, a su rubato, que repita una y mil veces el pasaje sin perder la concentración y que esté disponible a cualquier hora del día y de la noche.

Ofrécele a cualquier solista una orquesta sinfónica para practicar su concierto, o un grupo de cámara para ensayar sin salir de su habitación…   Seguir leyendo

Mantener la Integridad artística en los Conservatorios

Los cambios significativos que experimentamos en nuestros días están llevando a los conservatorios europeos a replantearse cuestiones esenciales como la sostenibilidad de los centros, la relación de las enseñanzas que imparten con las demandas de la sociedad actual y hasta el futuro de las profesiones musicales.
Muchos son los factores externos que condicionan el nuevo escenario, desde el ámbito económico y el tecnológico hasta el social y el cultural. Pero en este punto surge la pregunta sobre la integridad artística de estos centros y de la propia actividad que desarrollan los músicos en su proyección social y laboral. ¿Será posible mantener la integridad artística en un mundo en el que predominan los criterios del mercado y las industrias, donde los rankings y las estadísticas pesan más que los valores y el espectáculo más que la cultura?  Seguir leyendo